tipos de etiquetas adhesivas

Las etiquetas adhesivas están en todas partes, cumplen una importante función de identificación y la mayoría de los negocios las utilizan. Ya sea para mostrar precios y características a los clientes, controlar las fechas de envasado y caducidad, trazabilidad de origen, identificación en almacenes, envases de todo tipo, envíos y logística… existen muchos tipos de etiquetas adhesivas.

La función del etiquetado en nuestros días es tan importante, que acertar con la etiqueta adecuada es crucial para evitar problemas en tu negocio. Conocer los distintos tipos de etiquetas adhesivas que existen permite conocer mejor un producto y saber a qué va destinado.

Tipos de etiquetas adhesivas imprimibles

Sin entrar en las extensas particularidades de cada tipo de impresión, las etiquetas se dividen en tres grandes familias: etiquetas térmicas, etiquetas de transferencia térmica y etiquetas de inyección de tinta.

Dentro de cada familia, existen distintos tipos de materiales con los que está hecha la etiqueta, debe elegir el que mejor se adapta a su necesidad para evitar problemas que acabarán costándole dinero.

En los siguientes puntos te explicaremos los principales tipos de etiquetas adhesivas y su modo de impresión.

Etiquetas térmicas

Estas etiquetas adhesivas se imprimen con una impresora etiquetadora térmica directamente. El papel térmico con el que están fabricadas es sensible al calor y cambia de color al contacto con el cabezal de la impresora. 

Por regla general, estas etiquetas tienen una vida útil corta y su impresión es bastante sensible a los roces y arañazos. También deben estar alejadas de fuentes de luz directa y calor, ya que se oscurecerán. Por lo tanto, no son las mejores a la hora de ponerlas en escaparates, por ejemplo.

Este tipo de etiquetas son perfectas para envíos y paquetería, etiquetado de artículos de alta rotación en interiores, empaquetado de artículos frescos…. Entre las etiquetas térmicas podemos distinguir entre varios materiales, los más comunes son:

  • Etiquetas térmicas acabado mate. La superficie de la etiqueta es directamente el papel térmico, sin ninguna capa extra de protección, y es la más sensible a la luz solar, temperatura alta, humedad y roces.
  • Etiquetas térmicas acabado brillo. Al papel de la etiqueta se le añade una capa de protección extra, que además de darle un acabado brillo, le confiere una mayor tolerancia a los roces y a la fricción.
  • Etiquetas térmicas protegidas. Una capa extra de protección que mejora las características del papel térmico y que le da a la etiqueta una mayor resistencia a la humedad, desgaste y a la luz solar directa.
etiqueta térmica

Etiquetas para transferencia térmica

Estos tipos de etiquetas adhesivas pueden ser de muchos materiales diferentes, por lo que cubren un espectro muy amplio de usos. Para imprimir con la tecnología de transferencia térmica se utiliza una etiquetadora térmica con una cinta transfer o ribbon situada entre el cabezal y la superficie de la etiqueta.

Al imprimir, gracias al calor, este ribbon se transfiere a la superficie de la etiqueta y queda totalmente adherido. Estas etiquetas soportan los usos y ambientes más exigentes, dependiendo de su material, soportan calor, frio, agua, disolventes, roces, sol…. De este tipo de etiquetas adhesivas hay casi tantos materiales como ideas, vamos a ver los más populares:

  • Papel couché. Las más comunes, papel con distintos acabados brillo o mate. Soporte multipropósito para etiquetas que deban perdurar en el tiempo, pero que no estén a la intemperie ni en entornos agresivos. También las más económicas.
  • Polipropileno. Material muy resistente y versátil para todo tipo de usos, donde se necesite proteger la etiqueta del sol, intemperie, lavados… sin perder la impresión. El material le da un efecto plastificado que aporta calidad al resultado final. Estas etiquetas son las favoritas de las joyerías, ya sean en acabado blanco o plata. Además, son las utilizadas para etiquetar tarros y botellas de todo tipo con su marca, los ingredientes… y para este uso, se eligen principalmente de polipropileno transparente.
  • Poliéster. El material ideal resistente para el uso en entornos agresivos donde la etiqueta tenga que resistir, además de la luz solar y la humedad, a las altas temperaturas, e incluso al fuego (las hay ignífugas). También resisten muy bien la suciedad y algunos agentes químicos. Es el material más demandado para elementos eléctricos, electrónicos e iluminación. Además, son casi imposible de romper o rasgar.

Etiquetas de inyección de tinta

Estos tipos de etiquetas adhesivas son muy similares a las etiquetas de transferencia térmica, pero en vez de utilizar una combinación de calor y cinta ribbon, imprimen con tinta líquida con la ventaja de imprimir a todo color.

Podemos encontrarnos impresoras de etiquetas de inyección para utilizar rollos y papel continuo o con impresoras de sobremesa para utilizar hojas A4 y A5 con las etiquetas precortadas. Estos últimos tipos de etiquetas adhesivas son ideales si tenemos que imprimir un número pequeño de etiquetas. Los materiales más comunes son:

  • Papel normal. Para todo tipo de impresoras de sobremesa, ya sean inyección o láser. Las etiquetas vienen precortadas en hojas A4 o A5, útiles para etiquetado de pequeñas cantidades y para usos que no requieran una protección especial ante, sobre todo, la humedad.
  • Jetgloss permanente. Es un papel brillante especial para etiquetadoras inkjet que te asegura los mejores acabados en impresión, proporciona etiquetas brillantes a todo color.
  • Papel mate inkjet. Nos ofrece las mismas características que el JetGloss pero con acabado mate.
  • Polipropileno. Con las mismas características de resistencia y presencia que el polipropileno para transferencia que hemos visto antes, también con acabado transparente, blanco mate y blanco brillo.

Como has visto, para cada necesidad podemos encontrar una solución adecuada. Conocer las prestaciones que nos ofrece los distintos tipos de etiquetas adhesivas es fundamental para hacer la mejor elección.

etiquetas adhesivas

Desde luego, hay más opciones y materiales en el mundo del etiquetado, pero estos son los más habituales y cubren un gran espectro de usos. Siempre antes de elegir tu etiqueta hay que tener presente el destino de las etiquetas para obtener el resultado deseado. Y si dudas, busca el consejo de un buen profesional.

Si este artículo te ha sido de ayuda, no olvides compartirlo en tus redes sociales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here