Domótica en el ahorro

El consumo de energía a nivel doméstico  supone un gran gasto para una familia, además de la contaminación que conlleva. Una gran ayuda es poser domótica en el agua para llevar un control más exhaustivo del tema, y de ello, en este post de Aplicaciones y Tecnología, te vamos a hablar.

Poder saber qué y cuándo se consume es algo básico a la hora de ahorrar en el consumo de energía, pero también a la hora de ahorrar en el consumo de agua

Consumo energético a nivel doméstico

¿Qué es la domótica de agua y para qué sirve?

Según diferentes estudios, una vivienda española puede llegar a consumir casi 1000 euros en energía al año, con la consiguiente contaminación.  Es cierto que las facturas de agua son más económicas, pero pueden llegar a alcanzar los 800 euros en un año.

Esta cantidad es un consumo medio, puesto que el consumo energético o de agua dependerá de diferente factores:

  • El tipo de vivienda: No es lo mismo vivir en una vivienda unifamiliar de 200 metros cuadrados que en un piso de 50 metros cuadrados.
  • El número de habitantes: No se consume igual si vive solo una persona o una familia.
  • La zona climática:  Una vivienda de una zona fría consumirá más energía que otra que se encuentre en un clima más cálido.

Si nos paramos a pensar en los diferentes gastos de energía en una vivienda sobre el total, el 53% del consumo se realiza al producir agua caliente sanitaria. En relación al agua, el 65% del consumo se realiza al producir agua caliente sanitaria. Además, ambos consumos están totalmente relacionados.

Sin embargo, lo más importante en este sentido no es la tecnología que tengamos a nuestra disposición, sino la voluntad del usuario para ahorrar el máximo posible. Una de las cosas más importantes que debemos realizar para ahorrar con domótica de agua es analizar el consumo mensual de agua. Si no sabemos cómo y dónde se consume, las actividades que llevemos a cabo pueden no ser eficientes.

Además, los sistemas domóticos de agua existentes para el consumo de agua deben adaptarse a cada problema para ser eficientes. Es decir, si nuestro problema es una fuga, deberemos instalar grifos inteligentes. Si, al contrario, nuestro mayor consumo se realiza al regar, deberemos instalar sistemas de riego inteligente.

¿Qué es la domótica de agua y para qué sirve?

La domótica de agua consiste en sistemas de gestión integrada, los cuales intervienen en el funcionamiento de los equipos, las instalaciones y resto de dispositivos de un inmueble, y cuyo objetivo es  con el objetivo de optimizar su funcionamiento buscando la reducción del consumo de energía y agua.

En relación al ahorro en el consumo de agua gracias a la domótica aplicada para el agua, podemos encontrar diferentes sistemas y tecnologías, entre las que destacan las siguientes:

  • Riego inteligente: La domotización del riego implica algunos factores que es importante conocer:
    • Empleo de sensores que detectan la humedad en función de unos parámetros de eficiencia
    • Programación rápida
    • Seguimiento en tiempo real: se puede modificar cualquier característica como el tiempo y días de riego a través de nuestro teléfono móvil.
    • Visualización del grado de humedad en todo momento del terreno
    • Control de la temperatura exterior
    • Control del momento del día
    • Sensores con infrarrojos en los grifos: este tipo de grifos solo se activan si las manos se colocan debajo del grifo. También se pueden instalar en los urinarios, de tal manera que la cisterna se activa cuando deja de percibir presencia. Además, la cantidad de agua que caiga también variará en función de lo que detecten los infrarrojos.
  • Grifos inteligentes: Son el sistema inteligente de domótica del agua para el ahorro de agua por excelencia. Entre las características y ventajas de este tipo de grifos destacan las siguientes:
  • Comodidad total: este tipo de grifos permite determinar una temperatura estable, por lo que las duchas serán mucho más cómodas.
    • Ahorro: son capaces de determinar el tipo de flujo, de caudal y el agua caliente sale mucho más rápido, lo que permite ahorrar en agua y energía.
    • Seguridad total: todos los grifos termostáticos vienen con un tope de seguridad de serie que limita la temperatura máxima a los 38º. Esto evita quemaduras. Además, tienen sistemas antifugas, lo que evita que se derroche el agua.
domótica de agua y para qué sirve
  • Termostatos inteligentes: Como hemos comentado, el mayor gasto de agua se realiza en la producción de agua caliente sanitaria. Cuanto más se tarde en conseguir la temperatura adecuada (no solo en la ducha, sino también en la calefacción), más agua se consumirá. Los termostatos inteligentes permiten seleccionar temperaturas y controlan el funcionamiento de las calderas y sistemas de calefacción, reduciendo el consumo de agua y energía al mínimo.
  • Sistemas de peritación: estos sistemas de domótica de agua consisten en una especie de filtro, colocado en el grifo, y que evitan que tengamos la sensación de que hay menos caudal al abrir menos el grifo. Gracias a los sistemas de peritación podemos ahorrar hasta un 40% de agua.
  • Sistemas de reciclaje de aguas grises: consisten en un sistema de tuberías que recolecta las aguas grises y desembocan en depósitos, desde los cuales, tras un proceso de decantación, se someten a un tratamiento biológico de depuración gracias al cual el agua puede ser reutilizada, no sólo para llenar las cisternas de los inodoros, sino también para regar el jardín o tareas de limpieza de exteriores. Gracias a estos sistemas se puede ahorrar entre un 30% y un 45% de agua potable.

Y hasta aquí el artículo sobre la domótica del agua, esperamos que te haya gustado, si es así, no dudes en compartirlo en tus redes sociales.