comprar tirar comprar resumen

El mundo avanza a pasos vertiginosos y cada día el hombre desarrolla novedades de productos y servicios de manera impresionante. Lo que hoy es novedoso, el día de mañana quedará anticuado ante nuevas mejoras, esto se debe a la obsolescencia programada, y en Aplicaciones y Tecnología te vamos a explicar de qué se trata.

¿Cuál es la definición e Obsolescencia Programada?

tipos de obsolescencia programada

Es preciso saber que se entiende por obsolescencia programada, es decir, los productos tienen una fecha de caducidad, con la intención de que sean renovados por otros más novedosos.

Aunque tengas tus productos o bienes en buen estado y dándoles un correcto mantenimiento, los mismos dejan de funcionar, esto se debe a que están diseñados para fallar y obligar al cliente a comprar un artículo nuevo.

Sin embargo, de aquí parte el debate que se viene haciendo desde hace unos años atrás.  Sobre todo para aquellos defensores de las economías circulares o de reciclaje que afirman que esta condición de obsolescencia programada no solo ataca los presupuestos de las personas, sino que suma graves consecuencias ambientales.

Hay un documental llamado Comprar – Tirar-Comprar que puede ayudarte a comprender un poco mejor esta situación y el debate sobre la misma. Para verlo haz clic aquí

¿Por qué ocurre la obsolescencia programada?

Por su parte los defensores de este sistema de obsolescencia programada recuerdan que el mundo debe seguir avanzando de acuerdo a las mejoras tecnológicas que va diseñando el ser humano. Esto garantiza de cierta manera la evolución de la humanidad.

Además aluden que si los productos duraran “toda la vida” se perdería el sano devenir de la economía, puesto que al principio todos estarían encantados con un producto duradero, pero al cabo de un tiempo  nadie compraría dicho producto, impulsando el debilitamiento de la demanda y quiebra de fabricantes y de empresas, repercutiendo notablemente en la economía nacional y global.

Este  patrón de consumo de obsolescencia programada, tiene  a ciencia cierta un trasfondo económico que obliga a los consumidores a comprar productos, usarlos y desecharlos para posteriormente comprar otros nuevos.

Atrás quedaron las recomendaciones de los abuelos  que te decían que cuidaran las cosas para que duraran toda la vida. Pues, en la actualidad por mucho que cuides un objeto, (por ejemplo un teléfono móvil, en un año ya no tendrá la misma utilidad de los nuevos modelos; incluso el sistema va privando de uso de aplicaciones que antes eran comunes de uso), tendrás que usarlo y luego desecharlo para comprar uno nuevo.

Ejemplos de Obsolescencia Programada

Aún hoy en día se pueden ver encendidas las bombillas de Thomas Edinson en museos después de más de 100 años. Es un ejemplo de que los productos pueden tener una calidad a lo largo del tiempo. Por el contrario  las bombillas que usamos hoy en día, tienen una vida útil muy corta que perjudica al cliente al beneficiar al fabricante.

Otro ejemplo claro de obsolescencia Programada  lo vemos es los equipos de computación y sus softwares o programas informáticos. Éstos al cabo de cierto tiempo son incompatibles con sus programas previos, incluso no permite que se instalen actualizaciones.

obsolescencia programada y percibida

El pasado mes de enero, Windows dejo de dar soporte a los sistemas operativos anteriores a Window2010 para que sus usuarios (apegados a la marca de ordenadores) puedan “evolucionar” a las nuevas tecnologías que ofrece el sistema.

La empresa Apple también en pro del desarrollo tecnológico ha practicado la obsolescencia programada en sus productos, de manera más sutil ya que al ofrecer mejoras en sus aplicaciones va obligando al consumidor a cambiar el producto.

Otro ejemplo clásico de obsolescencia programada es en los equipos o electrodomésticos  que tenemos en el hogar, las reparaciones suelen ser más costosas que comprar un equipo nuevo, como el frigorífico antes podría durar décadas, ahora unos cinco o seis años y los fabricantes ponen cuesta arriba la posibilidad de reparación.

Tipos de obsolescencia programada

Básicamente existen dos tipos de obsolescencia programada, la primera denominada obsolescencia de componentes electrónicos y eléctricos que se refiere a cuando un producto de este tipo se daña, por lo general suele ser más costosa la reparación que su sustitución por uno nuevo.

El otro tipo de obsolescencia programada se refiere a las modas. Es decir, al crear un producto se le pone fecha de vigencia, posteriormente se le agrega una modificación al mismo producto y con una buena campaña de marketing, el consumidor querrá estar actualizado y “a la moda” con los nuevos productos.

Ventajas y desventajas de la obsolescencia programada

La principal desventaja es el afianzamiento de la cultura de comprar, usar y tirar, lo cual a la larga genera gran cantidad de desechos y basura que causa un impacto ambiental importante.

Otra desventaja es el paradigma de consumo, parece que la gente cambia la mentalidad de la finalidad de algunos productos y bienes, y prefiere estar “a la moda” olvidando realmente la funcionalidad de las cosas.

Un problema real que causa este fenómeno de la obsolescencia programada es la pérdida de recursos naturales producto de la contaminación. Se vuelve a plantar el debate si el crecimiento económico se realiza abusando de los recursos que son el hogar del ser humano; si es así a la larga no se estaría generando un crecimiento genuino. No es una economía sostenible en el tiempo.

Por su parte la ventaja que tiene esta obsolescencia programada es desde el punto de vista económico la posibilidad de estimular las economías globales, con ella se aumentas las ventas, la competencia, la investigación, incremento de puestos de trabajo, el desarrollo de nuevas tecnologías, entre otros.

ISSOP. Innovación sostenible sin obsolescencia programada

Este sello intenta fomentar un cambio en la cultura consumista de obsolescencia programada, promoviendo productos libres de ella.

adolescencia programada

De acuerdo a sus promotores, este sello se incorpora a productos y bienes con la finalidad de proteger a los consumidores y al medio ambiente de este problema. Los productos con este sello cumplen con todas las normas para evitar los impactos negativos de este fenómeno.

Si te ha gustado este artículo no olvides compartirlo en tus redes sociales.